Los indígenos borinqueños

A través de nuestra historia, los crónicos e investigadores, concluyeron que nuestros antepasados indígnenos borinqueños, tuvieron una corta vida en la Tierra. Con el descubrimiento de Puerto Rico, en el 1493, los indios taínos le dieron la bienvenida a los españoles, creyendo que eran dioses. Años más tarde, precisamente en el 1508, con la llegada de Juan Ponce de León, estos supuestos dioses cometieron innumerables atrocidades, convirtiendo el paraíso de los taínos en un infierno e extinguiendo rápidamente a los indígnenos.

Harmony and Freedom by Luis Vélez

Harmony and Freedom
by Luis Vélez

Durante los años prehistóricos, los aborígenes viajaron en canoas desde las Antillas Mayores hasta nuestras costas, descubriendo en la pequeña isla otros mundos muy avanzados. Aproximadamente 2,300 años atrás, los ignerus, un grupo indígena, altamente evolucionado llegó de Sur América. Compenetrándose esta cultura con los arahuaca, al cabo de los años, surgió la cultura taína, mostrando en sus costumbres religiosas y su mitología, una alta consciencia espiritual. Nombraron al pequeño paraíso que Puerto Rico representaba para ellos Borinkén, significando en su lengua, la tierra del Altivo Dios.

Agueybana with Ponce de Leon

Agueybana with Ponce de Leon

Honrando la comunicación que los indios taínos podían tener con los cuerpos astrales que transitaban en el paraíso de Puerto Rico, ellos también veneraban a Atabey, a quien llamaban la madre naturaleza. Veneraban a Yocahú, el Creador del universo y le temían a Juracán, el dios malévolo y creador de los desastres y las catástrofes.

Considerando un santuario el pico más alto del Yunque, los taínos creían que Yocahú reinaba allá, así como otros dioses de mundos universales. Entendiendo las leyes espirituales del universo, ellos sabían que su mundo externo era una reflexión del interno. A través de la comunicación y la dirección que ellos recibían de sus antepasados y de sus dioses, los taínos vivían pacíficamente en la isla.

Sol-taino-muse by Tanya Torres

Sol-taino-muse
by Tanya Torres

La mañana del 19 de noviembre del 1493 cambió el rumbo del curso de los taínos. Descubriendo Cristóbal Colón a Puerto Rico, ellos los recibieron amigablemente, creyendo que eran dioses enviados de otros mundos. Colón anotó en su cuaderno que los taínos eran indios exóticos, dotados de una belleza física en sus rasgos físicos. Su liso y grueso cabello compenetraba sus oscuros ojos, mostrando en el brillo de sus miradas sus espíritus evolucionados. Eran de cuerpos delgados y de estatura mediana. Tenían la piel bronceada y sus gestos faciales eran refinados, penetrando en sus oscuros ojos la sabiduría de sus almas. A través de su lenguaje, su naturaleza gentil era cautivadora.

Justo antes de que los españoles se apoderaran de la isla, alrededor de 40,000 taínos habitaron la isla. El cacique mayor, conocido como Agueybaná era respetado por su sabiduría y honor de hombre. Vivieron en una tribu que estuvo formada por nitaínos; guerreros y familiares del cacique. Los naboríes eran agricultores que seguían las órdenes del cacique. Cada tribu tenía un bohíque, la persona más importante después del cacique, quien era el chamán más sabio de la comunidad.

Expertos en la astronomía, la agricultura, las plantas medicinales, en la carpintería, la geografía, y como marineros, los taínos guiaron a los españoles a través del mar caribeño. Convencidos que los españoles tenían poderes sobrenaturales y eran seres avanzados, demostraron su hospitalidad abiertamente. A los pocos años, las acciones de los españoles contradijeron sus creencias; por lo tanto, para comprobar si realmente eran dioses, en el 1511 ahogaron a Diego Salcedo, un guerrero español, rebelándose a sus tiranías y declarándole la guerra a los soldados.

Petroglyph at Caguana Ceremonial Center

Petroglyph at Caguana Ceremonial Center

Durante la confrontación con los colonizadores de Ponce de León, Agueybaná fue asesinado, convirtiéndose la isla en un lugar de desesperación. La Tierra del Altivo Señor había sido invadida por el mal, intentando algunos taínos de esconderse dentro del bosque donde se sentían protegidos por Yocahú, y los españoles no llegaban a alcanzarlos. Otros taínos se fueron en canoas a las islas cercanas y los menos afortunados, cometieron el suicidio, prefiriendo sus muertes que vivir en aquellas condiciones tan lamentables.

Conocidos como jeroglíficos, los taínos nos dejaron, a través de su mitología unos símbolos misteriosos que tallaron en las piedras. Aunque los historiadores aseguran que los taínos aprendieron a defenderse de los aborígenes caribe, quienes eran caníbales y violentes, la explotación de los españoles fue más allá que la habilidad de sobrevivir sus abuso. Obligados a trabajar como mineros y tratados como esclavos; para el 1541 no quedaban ni 4,000 taínos en la isla.

Cinco años más tarde, los españoles transportaron a esclavos africanos para que trabajaran las minas y las tierras con los taínos, quienes en un corto plazo fueron contaminados de viruela, eliminando esta epidemia a muchos de los indios taínos.
La dieta de los taínos consistía en el cazabe, hecho de la yuca. También les gustaban la yautía, la batata y el maíz. Sus carnes favoritas eran el manatí, la tortuga, la iguana y el pescado de agua dulce.

Statue of Agueybana

Statue of Agueybana

Acostumbraban a pintarse la piel y adornar sus cuerpos con plumas de aves y caracoles para las ceremonias espirituales que llamaban areitos. Durante estas actividades, celebraban acontecimientos importantes con danzas y cantos.

En el 1898, cuando Estados Unidos adquirió a Puerto Rico, la cultura e historia de la isla estaba llena de palabras taínas que fueron incorporadas en el nombre de muchos pueblos, comidas, instrumentos, árboles y plantas. Dejándonos un legado en el arte, a través de sus artefactos, el cemí era una escultura sagrada para ellos porque abarcaba el espíritu de Yocahú y otros dioses.

Un siglo después de Colón descubrir a América, en el 1542, España oficialmente le otorgó la libertad a los pocos taínos que habían podido sobrevivir en la isla. Estos indígnenos orgullosamente se llamaron boricuas. Y aunque como digo al principio, muchos de nuestros historiadores declaran que la cultura taína desapareció muchos antes del que siglo 16 terminara; estudios recientes han comprado que la raza taína ha perpetuado. Descubriendo que el 61 % de los puertorriqueños tiene un ADN de origen indígena, argumentando este estudio que en vez de una extinción de los taínos, se pudo comprobar que fue un proceso de asimilación.

This entry was posted in Español, The Tainos and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s